jueves, 25 de noviembre de 2010

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Ombra mai fu

George Frideric Handel (1685–1759)
Partitura


Cecilia Bártoli

Che faró senza Euridice?

De la ópera Orfeo y Euridice de Gluck. Estrenada en 1762 en Viena.
Retrato de Gluck porJoseph Duplessis, 1775.
María Callas:  j'ai perdu mon eurydice



Descargar Partitura
Descargar MIDI

viernes, 29 de octubre de 2010

Canción del Ruiseñor

Doña Francisquita es una Zarzuela, denominada como comedia lírica, en tres actos, con libreto de Federico Romero Sarachaga y Guillermo Fernández-Shaw Iturralde, basada en la comedia La discreta enamorada de Felix Lope de Vega, con música del maestro Amadeo Vives, que se estrenó en el Teatro Apolo de Madrid, el 17 de octubre de 1923.


En el apartado musical se aprecia el gran genio de Amadeo Vives al refrejar en su música el alma de Madrid, al crear grandes páginas líricas como la la canción del ruiseñor 


Descargar Sibelius
Descargar partituta
Descargar MIDI

Francisquita 
Era una rosa que en un jardín
languidecía de casto amor
por un ruiseñor,
mientras un zángano zumbador
a enamoraría desde el panal
todas las tardes venía al rosal.
Y al ver la rosa que el ruiseñor
amor sentía por otra flor,
al zángano infeliz, cuando venía,
la rosa le decía:
ese ruiseñor,
soberbio y cantarín,
cuando tú no estás,
señor, en el jardín,
viene a mi rosal y en esta rama
me dice que me ama.
Y, aunque creo yo
que con su pico miente,
jamás, jamás cantó
un trina ni un gorjeo tan valiente. Ah!

Fernando ¿Y después, y después qué pasó?
Cardona Eso mismo digo yo

Franc. Que el pobre zángano más infeliz
aunque más viejo que aquella flor,
llamó al ruiseñor
para quejarse de su actitud
y amenazarle con su aguijón,
si no sabía callar su pasión.
Desde aquel día, supo el ruiseñor
de la rosa ser tierno trovador,
y enfrente del rosal, desde aquel día,
el pájaro decía ...
Fernando Este ruiseñor prendado está de ti.
Franc. ¿Cómo pudo ser, si nunca vino aquí?
Fernando Viene a tu rosal y en esta rama
te dice que te ama.
Franc. Y, aunque creo yo
que con su pico miente,
jamás, jamás cantó
un trino ni un gorjeo tan valiente. Ah!